jueves, 12 de febrero de 2015

Nuestras Vidas Pasadas






Nuestras Vidas Pasadas 


En la actualidad, muchas personas tienen curiosidad por conocer 

sus existencias anteriores y ésta es una idea que se cruza muy a 

menudo por la mente de todo aquel que se hace consciente de la 

realidad de la vida después de la muerte y de la reencarnación. El 

aspirante a la vida espiritual también es acosado por el deseo de 

conocer su Karma. Es posible conocer las vidas pasadas?. Bajo 

qué condiciones?. 

Durante la vida física, la memoria de las experiencias es archivada 

segundo a segundo en el Éter Reflector del Átomo Simiente, el cual 

es el asiento de la memoria subconsciente. Así, un individuo puede 

recordar durante su existencia en el plano Denso cualquier cosa 

que le haya ocurrido, si su cerebro físico y etérico se encuentran en 

perfectas condiciones para que la impresión del Éter Reflector 

pueda llegar allí. Normalmente recordamos algunas cosas y 

olvidamos muchas otras que sin embargo tienen su memoria en el 

Panorama de la vida al cual podríamos tener acceso. Una vez 

ocurre la muerte, éste Panorama es utilizado durante la vida 

postmortem. Allí, el Ego extrae la esencia de las experiencias, la 

cual es incorporada al espíritu como rectitud de consciencia. 

Aunque el Éter Reflector es conservado vida tras vida al igual que el 

Átomo Simiente, la memoria de las experiencias tal cual fueron 

vividas, no se mantiene porque es procesada en el Purgatorio y en 

el Primer Cielo. La conservación de ésta memoria sólo es posible 

en aquellos individuos que mueren antes de los siete años cuando 

su cuerpo Etérico no ha nacido aún, pues en tales condiciones no 

puede morir en la existencia postmortem, y el Ego volverá a renacer 

trayendo el recuerdo de su vida anterior que no ha sido procesado. 

Sin embargo esta memoria se perderá a la siguiente vida. Esto 

sucede con muchos niños hasta tanto son acallados por sus padres 

quienes no los comprenden o creen que todo es producto de la 

fantasía infantil. Y durante el resto de la encarnación estas lejanas 

experiencias se olvidan así como nosotros perdemos muchos 

recuerdos de nuestra infancia. Sin embargo, es posible que estos 

individuos, haciendo un esfuerzo tengan acceso a la memoria de su 

vida anterior ya que sus escenas están allí en el inconsciente o Éter 

Reflector de su antiguo cuerpo vital. Salvo éste caso, es imposible 

para la mayoría de las personas el recordar sus encarnaciones 

anteriores por el procedimiento normalmente utilizado por la 

memoria humana. Sin embargo, cada acontecimiento deja su huella 

indeleble en el Éter Reflector Planetario y en la Memoria de la 

Naturaleza la cual se localiza en la cuarta región del Mundo del 

Pensamiento. Las imágenes del Éter Reflector no son sino vagos 

reflejos de la verdadera Memoria de la Naturaleza o Registro 

Akháshico.y de ahí su nombre, pues las imágenes formadas en el 

plano Etérico son borrosas en comparación con las del Mundo del 

Pensamiento. Generalmente, los 

comúnmente llamados psíquicos, médiums y videntes negativos, 

obtienen sus informaciones del mundo Etérico en tanto que los 

verdaderos clarividentes auscultan el Registro Akáshico. 

Para recordar nuestras existencias anteriores tenemos 

necesariamente que saber leer en el plano Mental las imágenes allí 

impresas, lo cual equivale a ser clarividentes. Si no lo somos, no 

podemos hacerlo y no podremos recordar en el sentido estricto de 

la palabra. Tampoco otra persona puede inducirnos a ver nuestras 

vidas pasadas como pretenden aquellos que venden regresiones, 

pues nadie puede darnos la facultad clarividente así como nosotros 

no podemos dar la vista a los que son ciegos en el mundo Físico, ni 

inducirlos a ver fácilmente. Todos nuestros deseos, anhelos y 

acciones en el Astral mientras dormimos, también crean imágenes y 

es fácil en ejercicios de retrospección ver tales creaciones en el 

subconsciente así como comunicarlas a otras mentes, y son éstas 

escenas las que realmente se ven en las mal llamadas regresiones. 

La imaginación suele jugar malas pasadas a las gentes y éste es un 

ejemplo muy claro, del cual se valen de algunos que se creen muy 

avanzados para llenar de falsas ilusiones las mentes de los demás. 

Nadie que no sea clarividente verdadero puede contemplar sus 

encarnaciones anteriores a menos que haya tenido una o más vida 

sucesivas donde murió antes de los siete años y que tenga una 

memoria excelente. Lo demás, es una falacia, una fantasía mental. 

La visión clarividente solo es posible gracias a un elevado 

desarrollo espiritual al que únicamente tienen acceso los que viven 

realmente el Sendero de Perfección. Gracias a sucesivas vidas de 

rectitud y servicio desinteresado, se van desarrollando los éteres 

Lumínico y Reflector del cuerpo Etérico, asientos de la percepción y 

de la memoria, así como ciertos centros especiales y ciertos 

canales de los cuerpos Etérico y Astral. 

Entonces, de una manera espontánea, la visión de los mundos 

internos se va despertando por grados sucesivos que van del plano 

Etérico al Mundo del Pensamiento. La clarividencia en sus primeros 

grados es desarrollada después de la Primera Iniciación espiritual 

en una Orden de Misterios en los planos internos, y es el resultado 

de un entrenamiento espiritual arduo, y no un don otorgado por 

alguien. 

Los discípulos de las Ordenes de Misterios son llevados a ver la 

historia de la humanidad en el Éter Reflector y a comparar estos 

simples reflejos con la verdadera historia de la Memoria de la 

Naturaleza. Sólo entonces les es posible ver sus vidas pasadas, 

pero generalmente su desarrollo interno les ha llevado más allá de 

la vana curiosidad y tal vez se interesen más por ver otras cosas. 

Estos reales clarividentes nunca hacen demostraciones públicas de 

sus poderes por que han traspasado el límite del orgullo y no tratan 

jamás que los demás vean sus vidas pasadas o más bien de 

decirles como fueron porque saben que ésto no tiene ninguna 

utilidad. Si así lo fuera, la naturaleza ya nos habría dotado de la 

visión clarividente pues todo llega a un individuo cuando lo merece 

y necesita. Aquellos que pregonan ser clarividentes o que dicen 

poder hacer ver las vidas anteriores no son más que falsarios que 

se auto engañan y engañan a otros. El bien trabaja silencioso y no 

con ruido de trompeta. 

Los comúnmente llamados videntes, cuando lo son realmente, son 

seres que por procedimientos incorrectos realizados en estas o en 

otras vidas han logrado adquirir una conexión floja entre sus 

cuerpos Etérico y Físico, lo cual ha causado una alteración de 

ciertos centros Vitales los cuales giran en sentido inverso de como 

debieran hacerlo. Esta anomalía les permite ver pero únicamente 

en las confusas imágenes del Éter Reflector y nunca en la Memoria 

de la Naturaleza. Sus informaciones son igualmente confusas y 

por lo tanto dudosas, puesto que éstos seres no pueden gobernar 

su "facultad" en forma voluntaria. Sólo se colocan en actitud pasiva 

y esperan imágenes, las cuales llegan a ellos sin control alguno, 

provenientes no solo del Éter sino también en muchas ocasiones 

del inconsciente o de Artificiales, Elementales, Espíritus apegados 

a la Tierra, etc., quienes a menudo les hacen creer que son sus 

"guías o maestros". El clarividente verdadero, por el contrario, 

domina su facultad en forma voluntaria y ve lo que desea ver y 

cuando lo desea. 

Así, no es bueno para nadie estar a la cacería de aquellos que nos 

ofrecen la historia de nuestras vidas pasadas. A lo sumo serán 

videntes negativos con dudosas informaciones. La mayoría de las 

veces solo se trata de fanfarrones vendedores de ilusiones, 

estafadores o seres que viven una fantasía de auto-engaño porque

nunca han podido distinguir el ver clarividentemente del imaginar o 

fantasear consciente o inconscientemente. Todo aquel que no haya 

llegado al discipulado en una Orden de Misterios o su equivalente, 

está completamente incapacitado para ver sus vidas anteriores y 

ningún dinero puede comprar el desarrollo necesario para alcanzar 

el poder de hacerlo.
............................................................................................................................
.................................................................................................................................

del libro  "El Misterio de la Vida:  Antes y después de la muerte"
José Vicente Ortiz Zárate

digitalizado por JMF12-2-15

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario