viernes, 13 de febrero de 2015

El Cordón de Plata


El Cordón de Plata

Durante la existencia terrenal, los vehículos del hombre se encuentran ligados al Ego mediante un cordón que a la visión clarividente es de color plateado o blanco azulado, el cual está formado de material de diferentes mundos. Una porción, que une al Espíritu con la Mente, es de materia mental abstracta y está conectada al Átomo Simiente de la Mente en un punto entre las glándulas Hipófisis y Pineal. De allí parte una segunda porción de materia mental con­creta que une a la Mente con el cuerpo Astral y termina en el Átomo Simiente de éste, localizado en el vórtice del hígado. De allí parte otro ramal que conecta al cuerpo Etérico. Es de materia emocional y termina en el Átomo Simiente Vital que se encuentra en el bazo etérico, del cual parte la última porción que conecta al Etérico con el Átomo Simiente del vehículo Físico en el ventrículo izquierdo del corazón. Cada una de las porciones del Cordón de Plata puede extenderse infinitamente y constituye un canal de comunicación entre el Espíritu y los vehículos. Como generalmente mientras la persona está viva en la Tierra su cuerpo Etérico no abandona al Físico, la porción que los conecta suele aparecer corta en tanto que la que los une al astral es larga, ya que al dormir los vehículos superiores abandonan temporalmente a los del mundo material. El ramal Astral permanece enrollado en forma de espiral en el plexo solar durante el tiempo de vigilia. La ruptura del Cordón de Plata causa la muerte del individuo, así que las diferentes porciones se mantienen intactas durante toda la vida.

............................................................................................................................................
...................................................................................................................................

del libro  "El Misterio de la Vida:  Antes y después de la muerte"
José Vicente Ortiz Zárate 


digitalizado por JMF12-2-15

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario